Además de instalar tus ventanas de PVC en Granada podemos hacer lo mismo con unas elegantes y prácticas persianas mallorquinas. ¿Cómo son? ¿Cuáles son sus ventajas? Lo vemos todo en las siguientes líneas.


Aparte de protegernos del sol y de permitirnos ganar en privacidad, este tipo de persianas da un toque tradicional a las fachadas de los edificios. Aunque el modelo mallorquín era generalmente de madera, hoy en Ventanas y Persianas Persiplast las fabricamos con láminas de aluminio. Estas pueden ser fijas o móviles. Decantándonos por esta última opción podremos orientarlas para regular de un modo u otro el paso de luz. Y no sólo eso, sino que nos ayudan a ahorrar energía porque no dejan escapar ni el calor ni el frío y protegen de los ruidos de la calle.


Además de todo lo anterior, las persianas mallorquinas también son un elemento de seguridad al ir instaladas en la parte exterior de nuestras ventanas de PVC de Granada. Ya sabes que este material es muy fácil de mantener. Para limpiar estas persianas basta con agua y jabón. Resisten además muy bien a los agentes externos como la radiación solar, la humedad y la corrosión por lo que su vida útil es muy extensa. En definitiva, con las persianas mallorquinas ganamos en comodidad, estética y seguridad. Además, dotan a los edificios de un aire muy elegante. Por supuesto, son adaptables a cualquier tipo y forma de puerta o ventana y nos dan la posibilidad de mejorar el aislamiento térmico y acústico.