Si tienes niños, sobre todo si son pequeños, elegir mamparas de cuarto de baño en Granada y cualquier otro mobiliario de casa puede complicarse un poco. Podemos ser poco exigentes, pero cuando se trata de nuestros hijos, queremos lo mejor. Lo más seguro, cómodo y bonito.

En nuestro catálogo tienes tantos modelos que elegir sin ninguna guía previa es toda una tarea. No te preocupes, para eso estamos, contáctanos. Aquí te adelantamos algunas cosas a tener en cuenta.

Resistencia. Para los niños, el baño, y todo lo demás, es un juego. Cuando no una tortura… Primero no quieren entrar y luego no quieren salir, y pueden demostrarlo de forma, digamos, demasiado física. Aunque todas las mamparas de cuarto de baño en Granada que vendemos han pasado controles de seguridad, algunas tienen el vidrio más grueso. En igualdad de condiciones, decídete por esas.

Estética. Los niños agradecen un entorno pensado para ellos. Dibujos en el serigrafiado del vidrio, colores en la bañera… Pero no te ciegues demasiado con el diseño, sobre todo si aún tienes que bañarlos tú. Con niños de menos de cinco o seis años dale más importancia a la maniobrabilidad, que dependerá del tipo de rodamiento en las correderas y de la cantidad de apertura que permita la mampara. Las batientes, si el baño es grande, dejan más hueco para sacarles con la toalla o ayudarles a entrar solitos.

Facilidad de limpieza y salpicaduras. Las que se abren solo por la parte de arriba harán que se moje menos el suelo, pero ten en cuenta lo que decíamos antes de la maniobrabilidad si es pequeñín.

En Ventanas y Persianas Persiplast tienes también la opción de cristal templado, más seguras en caso de rotura por golpe fuerte.