Como instaladores de persianas de aluminio en Granada, recibimos muchas consultas por parte de nuestra clientela acerca de cuál es el mejor método para limpiarlas. Como en todo, podríamos decir lo de que cada maestrillo tiene su librillo. No obstante, en este artículo intentaremos darte unos pequeños consejos para que limpies tus persianas de un modo seguro.

Y decimos de un modo seguro porque para muchas personas supone un quebradero de cabeza encontrar la forma de limpiar la cara exterior de las persianas. Aquellas personas que tienen acceso desde un balcón o bien porque la persiana tiene acceso fácilmente desde el exterior, por ejemplo, desde una planta baja, lo tienen más fácil, por supuesto.

El truco está en retirar la tapa de la estructura superior en la que se enrolla la persiana. Puede parecer algo tedioso, pues en muchas ocasiones deberás desatornillar la tapa, pero es una manera más segura que sacar medio cuerpo por la ventana y realizar un escorzo imposible para conseguir limpiar la persiana.

Una vez que hayas retirado la tapa, y con la ayuda de una escalera, limpia la persiana lama por lama, haciendo hincapié en las ranuras que encontrarás entre ellas. Pasa un paño húmedo con un producto de limpieza adecuado y sécala con otro paño. Así evitarás que, debido a la humedad, la persiana coja suciedad nuevamente con facilidad. Tus instaladores de persianas de aluminio en Granada te indicarán cuál es el producto más adecuado.

En Ventanas y Persianas Persiplast te podremos orientar sobre cuáles son los mejores métodos para el mantenimiento de tus persianas.